Y aún siente atracción por el arbitraje | Universidad de las Ciencias Informáticas
UCI

NoticiasTodas las noticias

Isbel actuando de árbitro en el Capablanca del 2009.

Y aún siente atracción por el arbitraje

Tania García Torres |
15 de Diciembre de 2014 / 7:50 pm

Isbel actuando de árbitro en el Capablanca del 2009.

Lo ocurrido aquel 4 de diciembre de 1957 trascendió la historia del arbitraje en Cuba. Vale el examen por estos días, cuando el pasatiempo nacional  mantiene absorto a los cubanos. Aquel día el árbitro de béisbol Amado Maestri asume una digna actitud al defender a un grupo de estudiantes revolucionarios contra la policía. Al terreno del entonces Gran Estadio del Cerro, hoy Latinoamericano, en La Habana, los miembros de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) se lanzaron con una tela en protesta por los crímenes y torturas de la dictadura batistiana. Tal suceso es recordado en Cuba cada 4 de diciembre como el Día del Árbitro Deportivo.

Pero, en este minuto, conozcamos más de cerca las responsabilidades y aspiraciones de un árbitro cubano de la UCI, del ajedrez: Isbel Herrera del Sol, presidente de la Cátedra Honorífica de Ajedrez Remberto Fernández, árbitro FIDE de ajedrez y aspirante próximamente al título de Árbitro Internacional de Ajedrez. Cuba tiene en activo 12 árbitros titulados, siete árbitros internacionales y cinco Árbitros FIDE.

 

- ¿Por qué el arbitraje?

- Sentí atracción por el arbitraje. Quizás porque me considero un perfeccionista y me gusta ayudar a los demás. La responsabilidad y la imparcialidad son algunas de las cualidades indispensables de un buen árbitro.

“Comencé en 1999 al recibir un curso impartido por el Árbitro Internacional (AI) Enio Bello Herrera, presidente de Reglas y Arbitraje de Cuba. Luego trabajé en Matanzas en todos los eventos posibles para adquirir experiencia. Mis primeros eventos nacionales fueron el Escolar realizado en Sancti Spíritus y el Juvenil en Matanzas, ambos en el 2000.”

 

- Posee el título de Árbitro Nacional y el de Árbitro FIDE. Cuéntenos

- Lo logré en el Escolar de Güines 2003 tras defender con éxito una tesina sobre la Historia del arbitraje en Matanzas. Vencí previamente las pruebas teóricas y prácticas en tres Juegos Escolares.

“Para lograr el título internacional de Árbitro FIDE hay que demostrar experiencia en tres torneos y superar un Seminario FIDE (válido por cuatro años) en un plazo no mayor de seis años. Lo difícil es alcanzar 80 puntos en el Seminario que, en Cuba, se han realizado solo dos de forma presencial. El primero en el 2011 fue selectivo con un costo de 20 euros por árbitro y el segundo solo para mujeres, sin costo alguno por ser patrocinado por la Comisión Mundial de Mujeres en el 2012.

“Participé en el primero, pero no pude lograrlo pues las tres horas no fueron suficientes, el curso recibido fue muy corto y nunca antes nos habíamos enfrentado a pruebas con tan alto nivel de exigencia. A partir de esa amarga experiencia me entrené fuertemente con todo tipo de exámenes, incluso en inglés y contra reloj. En el 2013 tuve la oportunidad vía on line y lo logré satisfactoriamente. Lo consiguieron solo seis árbitros entre 26 aspirantes de seis países.  Le estoy agradecido al Dr. Raydel Montesino Perurena, en representación de la Universidad, quien autorizó el acceso a la plataforma del seminario”.


- ¿Qué hace falta para conquistar el título de Árbitro Internacional?

-Hay que sumar cuatro torneos internacionales, en al menos dos tipos de sistemas de juego y dos árbitros principales diferentes. Ya poseo una norma realizada en la última edición del Capablanca y estoy designado como árbitro adjunto para el próximo Campeonato Nacional Masculino. Solo debo participar en el próximo Capablanca y me quedaría una última norma que debo hacerla en el extranjero, si aspiro a lograr el título en el 2015.


- ¿Cómo adquiere la actualización que exige el deporte hoy?

–Me mantengo actualizado por Internet. Soy muy afortunado de trabajar en la Universidad. Les hago llegar la información que obtengo a los árbitros cubanos.

“Además he obtenido experiencias en diferentes cursos de Actualización de las leyes de ajedrez (2009) impartido por el Ajedrecista Internacional (AI) Gerardo Anaya Rodríguez, en el Curso Nacional de Reglas y Arbitraje (2010) impartido por el Ajedrecista Nacional (AN) José Luis Ramírez Díaz, en la Reglamentación avanzada en el I Curso de Monitor FIBDA de Ajedrez impartido por el AI Jesús Mena Sarasola (2010). Me he nutrido también del Seminario FIDE de Arbitraje (2011) impartido por los AI Serafín Chuit Pérez, Enio Bello Herrera y Josep María Benítez Delgado, así como del Seminario FIDE Online con el AI Santiago García Ramos (2013) y Curso Online de actualización de los reglamentos impartido por el AI Jesús Mena Sarasola (2014). Recientemente, impartí un curso en la Final Provincial de Artemisa y colaboré con dos conferencias en el Curso Provincial de La Habana”.


- ¿Y del apoyo en los torneos que lleva a cabo en la Universidad?

- Como organizador he podido materializar un circuito de torneos y es importante contar con otros árbitros. Con ese fin he impartido cursos de arbitraje aquí. De ese modo se formó el estudiante Antonio Sevila Hidalgo (Facultad 2) que en agosto logró el título de árbitro provincial de ajedrez. Su contribución es de gran ayuda. En el Campeonato Nacional Universitario vienen árbitros con gran nivel.

 

- ¿Cuál considera sea su aporte al arbitraje nacional?

- Llevo 15 años en el arbitraje. Actualmente soy miembro de la Comisión Nacional, desde el 2010 solicito a la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) los títulos de los árbitros cubanos. Me han honrado con la categoría de Mejor Árbitro a nivel nacional, por dos años consecutivos.


- Exigencias actuales a nivel mundial para los árbitros.

- Hay que tener licencia para ejercer como árbitro. El costo varía de acuerdo con el título que poseen y se clasifican por categorías desde A hasta D, siendo la primera letra la de mayor rango.


- ¿Aspiraciones?

- Desearía ser árbitro principal en un grupo del torneo Capablanca, participar en eventos de más de 400 ajedrecistas, formar parte de Comisiones Mundiales de Arbitraje y representar a Cuba en Olimpiadas.