UCI

NoticiasTodas las noticias

La puesta en marcha del hospital de la UCI fue dada por Luis Antonio Torres Iríbar y Reinaldo García Zapata, presidente y vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial respectivamente para el enfrentamiento a la Covid-19. Foto: Joyme Cuan

Donde todo el mundo cuenta

Tribuna de La Habana |
29 de Julio de 2020 / 10:45 am
Hospital Universitario Ernesto Che Guevara

La puesta en marcha del hospital de la UCI fue dada por Luis Antonio Torres Iríbar y Reinaldo García Zapata, presidente y vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial respectivamente para el enfrentamiento a la Covid-19. Foto: Joyme Cuan

Llegaron enfermos de la COVID-19. Unos, con hipertensión o anemia; otros, con secuelas de hábitos nocivos. Al egreso del hospital Ernesto Che Guevara, de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), en La Lisa, no solo dejaron atrás al SARS-CoV-2, sino que su salud mejoró, como resultado del uso combinado de dos tratamientos.

Un grupo de 38 personas, de ellos 95 % hombres, y mayores de 60 años 63,1 %, consintieron participar en el estudio observacional sobre convalecencia asistida y los beneficios de la ozonoterapia y Bioplat en pacientes que padecieron la COVID-19.

A juicio de la doctora Yamila de Armas Aguilar, del Ministerio de Salud Pública, el primer resultado de este trabajo fue “tener el hospital de la UCI, una idea de Fidel”.

El por qué de las cosas

De acuerdo con de Armas, en la convalecencia de estas personas se empleó Bioplat –complemento nutricional de residuos de placenta–, y terapia de ozono, empleada para restablecer el estrés oxidativo. “Son elementos que están probados, lo que no habían sido usados en pacientes con el nuevo coronavirus, ahí está la novedad, su uso en la convalecencia de esa enfermedad”.

Al momento del contagio, estas personas, adultas mayores, con un deterioro importante de su salud, con factores de riesgo y enfermedades crónicas, presentaban desbalance en su metabolismo. Se consideró, dijo de Armas, “que además de salvarles la vida mediante un tratamiento exitoso, su recuperación debía acompañarse de estos dos tratamientos complementarios para tratar de acelerarla y, a la vez, disminuir el número de secuelas. A eso se le llama convalecencia asistida”.

Previsto para publicarse en una revista especializada, el estudio indica que la terapia propició el control de las comorbilidades y factores de riesgo asociados, disminución de la eritrosedimentación, ganancia de peso, elevación de las cifras de hemoglobina, incremento de las proteínas y la albumina, así como una mejoría del estado nutricional.

Todas las manos, todas

De acuerdo con el doctor Mario Delgado Guerra, director en funciones del hospital Ernesto Che Guevara, por un período de 30 días, un equipo multidisciplinario de más de 50 investigadores llevó adelante esta investigación, la cual seguirá ayudando a las personas recuperadas “por los beneficios tan positivos que se han obtenido”.

No fueron pocas las instituciones que aportaron cerebros, manos y corazones en esta batalla por la vida, entre ellos el Centro Nacional de Investigaciones Científicas –CNIC–, el centro madre de las investigaciones médicas en el país, el cual recientemente celebró su aniversario 55 y produce el equipamiento y solución para la ozonoterapia; el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí –IPK–; Centro de Histoterapia Placentaria -HISPLACEN-, rector de la investigación de los derivados de la placenta humana; el Centro de Investigaciones sobre Longevidad, Envejecimiento y Salud –CITED–; Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos –CECMED–; Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos –CENCEC–; Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología –INHEM– y la UCI.

“No pueden dejarse de mencionar trabajadores, médicos, enfermeros y técnicos, que sumaron las 529 personas participantes en las seis rotaciones de trabajo desde que empezó a operar el hospital, el día 25 de abril, incluidas aquellas que con seriedad y entrega asumieron el lavado de la ropa y la limpieza, con el acompañamiento del Ministerio de Salud Pública y su departamento de psiquiatría, el Consejo de Defensa Municipal de La Lisa y el Consejo de Defensa Provincial”, detalló Delgado Guerra.

Ahora, cuando quienes sobrevivieron a la COVID-19 y tuvieron una convalecencia acompañada regresen a sus destinos, llevarán no solo una vida salvada, sino también el seguimiento y la nobleza de una ciencia para la cual todos cuentan.

En la memoria

El hospital de la UCI comenzó a funcionar el 25 de abril pasado, como parte de la estrategia de despliegue de camas para la atención a pacientes sospechosos y positivos de COVID-19. Reparado en tiempo récord, permitió disponer de una institución con óptimas condiciones, que enfrentó tareas estratégicas en la batalla contra la pandemia.

En el hospital laboran especialistas en cardiología, neumología, psiquiatría y geriatría, por citar algunos, que han hecho más eficiente la atención de los grupos vulnerables.

En el hospital laboran especialistas en cardiología, neumología, psiquiatría y geriatría, por citar algunos, que han hecho más eficiente la atención de los grupos vulnerables. Foto: Joyme Cuan